viernes, marzo 20, 2020

Me curé del Coronavirus

Aclaración importante: El siguiente testimonio lo he recibido de un compañero de mar, quien desembarcó a finales de febrero antes de estallar el caos por el Coronavirus (y de quien, a su petición y derecho, no revelaremos su identidad hasta que haya más información del origen y desarrollo de este virus), quien al sospechar de portar este virus decidió ponerse en cuarentena por su cuenta dentro de su vivienda para no poner en riesgo la vida de terceros y a la vez estudiar la gravedad de este virus tan "popular".
Si usted presenta síntomas, ha estado en contacto con alguna persona infectada, o tiene sospechas de portar este virus, le sugerimos que se aisle y pida ayuda al 911 ó cualquier otro servicio de emergencia de su localidad; no ponga en riesgo su vida ni la de terceros saliendo a las calles, evitemos la propagación. Tome esta nota como no oficial o ficticia, y utilícela como último recurso (en caso de no tener respuesta de sus autoridades correspondientes) y bajo su propia responsabilidad. Tanto el virus como cualquier medicamento pueden tener diferentes reacciones dependiendo del estado físico, anímico y psicológico de cada persona; no se automedique... busque ayuda de profesionales.

►► Trabajo a bordo de un crucero en contacto directo con los clientes; era un día de embarcación (cuando los pasajeros que terminan su crucero bajan y suben nuevos pasajeros) y yo estaba terminando mi contrato, por fin regresaba a casa después de ocho largos meses. Poca información tenía acerca del virus, sólo algunos datos que obtenía por medio de Facebook y algunos amigos que me comentaban por Whatsapp, ya que a bordo hay poco tiempo para las redes y el internet es bastante caro. Desembarqué sin muchos trámites, sólo en el aeropuerto donde tomaría el primer avión me revisaron para ver si tenía síntomas y me regalaron tres mascarillas para el camino; fue rápido y superficial ya que no presentaba síntomas, llegué hasta mi país y hasta mi casa sin ningún problema. Desde que salí del barco tomé todas las precauciones posibles, evitando interacciones físicas con las personas, lavado constante de mis manos, brazos y cara, el uso de la mascarilla tras recibirlas, y por temor decidí guardar reposo en mi casa al menos una semana antes de visitar a mis familiares.

No quiero alargar la historia, pero me gustaría remarcar mi interés por la medicina desde pequeño. Ser doctor fue mi sueño frustrado debido a la situación económica de mi familia, pero en cada oportunidad miraba casos médicos, leía libros, experiencias y cualquier cosa que tuviese algo que ver con la medicina. Estudiaba por mi cuenta todos los ámbitos al respecto, hasta el lado más oscuro de la medicina... es por ello que cuando empecé a percibir los síntomas del coronavirus decidí mantenerme en cuarentena para estudiar el desarrollo del virus en mi cuerpo y ver, bajo mi propio riesgo, de qué manera podría contrarestarlo.

Llamé a un amigo para que me consiguiese algunas cosas: desinfectante de manos en gel, alcohol etílico, agua oxigenada, sopas instantáneas, una botella de vodka, miel pura de abeja, amoxixilina (píldoras), ajos y limones, muchos limones. Después de esta experiencia noté que el virus no es tan diferente a otro tipo de virus, ya que al presentar síntomas y agravarme, empecé rápido con mi "tratamiento".

Lo primero que hice fue preparar una sopa bien caliente (con mucho esfuerzo ante la debilidad y frío que sentía) y al servirla en plato, le añadí el jugo de tres limones. Esto con el fin de ayudar a mi cuerpo a obtener temperatura para sudar la fiebre y eliminar cualquier virus con las defensas del cuerpo. Después de un rato de estar sudando (en temperatura ambiente, sin aire acondicionado) tomé un baño con agua tibia para eliminar cualquier bacteria o virus en la piel. Tomé hisopos y mojándolos en agua oxigenada, humedecí mis fosas nasales, y oídos. Luego procedí a hacer una mezcla de Vodka (unos 30-50 ml), jugo de limón y miel... Me lo tomé y dormí un par de horas. Al despertar estaba sudado otra vez; ya no tenía fiebre, pero me sentía débil, la tos ya no era seca y empezaba a tener flema, ardor de ojos, y gripa. Tomé otro baño con agua tibia, y me hice un almuerzo exquisito, arroz con sopa de frijoles y guineo sancochado... así pude empezar a medicarme con amoxixilina (1 cada 8 horas) para contrarestar cualquier infección interna, y después de una hora, otra mezcla de vodka, limón y miel. Tomé otra siesta de una hora, y al despertar sentí cómo iba evolucionando la gripa y la tos, casi ahogándome con la flema que estaba madurando, por lo cuál iba a necesitar hidratarme. Pedí a mi amigo que me trajese suero hidratante bebible (litrosol) y tras recibirlo me tomé un litro mientras hacía un poco de ejercicio (levantar sillas, mover muebles) con la intención de que mi cuerpo adquiriese temperatura nuevamente... El esfuerzo físico no es recomendable hacerlo si aún tiene tos seca, ya que se revuelve la tos y crea un escenario parecido al de asma. Debe hacerlo sólo si ya tiene flema.

Tomé otro baño con agua tibia y tras comerme una barra de snicker para darle azúcares a mi cuerpo, tomé otra siesta. Para la cena, otra sopa bien caliente con el jugo de tres limones, y antes de dormir, otra mezcla de vodka, limón y miel. *Es muy importante tener una alarma establecida para tomar la amoxicilina, ya que es la que nos está ayudando contra cualquier infección interna que se pueda haber desarrollado.

Mantuve esta rutina durante tres días hasta quedar completamente curado, pero la mantuve dos días más para evitar cualquier retorno... A pesar de ya estar sano, sigo las indicaciones de cuarentena que exige el gobierno; aún no he podido visitar a mi familia.

Debo mencionar otros procedimientos de desinfección que no mencioné anteriormente:
- Desde el momento en que me puse en cuarentena, empecé a usar ropa blanca para ponerla en agua con cloro tras quitármela, evitando que el virus se propague por medio de la ropa.
- Desinfectaba las superficies con 1000ppm de cloro dos veces por día.
- Lavaba mis manos, brazos y cara frecuentemente y usaba gel antibacterial para manos con 70% de alcohol.
- Limpiaba mis oídos dos veces por día con hisópos húmedos en alcohol ó agua oxigenada.
- La cantidad de vodka en la mezcla que hacía era proporcional a mi experiencia con el alcohol. Es decir, que era suficiente para ayudar a contrarestar el virus, pero no suficiente para embriagar, ya que podría debilitar las defensas del cuerpo en lugar de atacar el virus.

Mucha gente pondrá en duda mi experiencia vivida, y algunos querrán cuestionarme por tomar mis propias medidas, pero los hospitales no están preparados para esto. La gente confía en las pastillas, inyecciones, medicamentos... pero la mejor medicina es la prevención: coma saludable y moderado, practique deportes o haga ejercicio, evite el estrés, tome mucha agua y acostumbre el limón en sus comidas, mantenga su higiene personal y de vez en cuando no se niegue una buena y moderada copa de alcohol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor evita comentarios fuera del tema. Si necesitas ayuda con algo fuera de tema hazlo en Solicitar Ayuda. Agradecemos tus comentarios :)