| |

Sistema triple del aprendizaje humano.

El aprendizaje humano es una de las facultades más analizadas y discutidas, aun hoy, dentro de la psicología. En primer lugar hay que aclarar qué no es aprendizaje para poder situarnos correctamente sobre la interrogante. Primeramente, el aprendizaje no se encuentra circunscrito a las aulas, aprendemos en ellas pero también y fundamentalmente fuera de ellas. Por otra parte, aprendizaje no es hacer todo correctamente, una persona que realiza mal una función simplemente no aprendió bien.

El aprendizaje no siempre tenemos que relacionarlo con  conocimientos y habilidades, aprendemos emociones y actitudes. De esta manera vemos que el aprendizaje está presente en todas las facetas de nuestra vida en la que nos exponemos a un contacto social. Aprendemos observando, estudiando, razonando y por medio de la experiencia. Todo ser humano que hable con amigos, estudie, trabaje, investigue o piense, está aprendiendo.

Una vez entendido qué no es aprendizaje estamos preparados decir lo que es en realidad. El aprendizaje es “El proceso mediante el cual se adquieren o modifican habilidades, destrezas, conocimientos, conductas o valores”.


Ahora bien ¿cómo aprendemos los seres humanos?  El aprendizaje es el resultado de la interacción compleja entre tres partes, denominado sistema triple,  que determina qué aprendemos y qué no; dicho sistema funciona diferente en cada persona. Las partes integrantes de ese sistema son: el sistema afectivo, el circuito PTO y el sistema expresivo. Vale decir que lo que es interesante de aprender para un ser humano puede resultar indiferente para otro.

De esta manera, ante un estímulo ambiental o interacción socio-cultural, el cerebro humano realiza una serie de operaciones afectivas (Sistema afectivo), que pueden desembocar en empatía, curiosidad o identificación. Si el sistema afectivo evalúa la situación como significativa entra al área cognitiva o circuito PTO (Parieto-temporo-occipital).

En esta sección del proceso se contrasta la información recibida con nuestro conocimiento previos, áreas del cerebro relacionadas con el pensamiento adstrato, razonamiento lógico,  memoria, inducción y deducción se dedican a sintetizar las ideas y asimilar un nuevo pensamiento. Esta operación mental compleja supone una interacción mayor entre las neuronas (sinapsis).

A partir de lo procesado en nuestra mente, se pone de manifiesto la tercera parte, el sistema expresivo, este se apropia de las implicaciones prácticas del proceso en nuestra mente y se materializa mediante la comunicación o el comportamiento. Es aquí donde se cumplió el aprendizaje. Todo aprendizaje está sujeto a someterse a este mismo proceso, por eso es un proceso inagotable, mientras el ser humano viva, en condiciones de sanidad mental estará aprendiendo.

Por último, hay que aclarar que para aprender no basta con tener  nuestro sistema afectivo o cognitivo en perfectas condiciones. La motivación “el querer aprender” juega un rol decisivo en nuestro proceso de aprendizaje. A su vez esta depende de la personalidad y la fuerza de voluntad de cada persona. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor evita comentarios fuera del tema. Si necesitas ayuda con algo fuera de tema hazlo en Solicitar Ayuda. Agradecemos tus comentarios :)